Las reservas de los embalses, un 8% por debajo de la media de la última década

 

Los ríos españoles son conocidos por tener un caudal extremadamente irregular. Este verano, el nivel de agua de nuestros embalses se está viendo afectado no solo por este carácter de las cuencas, también por las temperaturas más altas de lo habitual.

Fernando Llorente, experto de Meteored (tiempo.com), afirma que es fundamental realizar un uso racional de estas reservas de agua que dependen únicamente de las precipitaciones y durante el verano no son abundantes, tampoco en este. Además, la escasa presencia de hielo y nieve en las montañas no ha ayudado a llenar estas reservas hídricas.

Nuestras reservas se agotan

Otro de los factores que está provocando la disminución de nuestros embalses es la evaporación. La temperatura y el viento han superado, durante los últimos días del mes, los valores normales: las fuertes rachas de viento en las cuencas del Tajo, del Guadiana y del Guadalquivir ligadas a las tormentas secas, así como las altas temperaturas que han afectado a casi toda la Península, han contribuido enormemente a la evaporación. 

La escasez de nubes en las cuencas de Galicia y del Cantábrico occidental, provocó un aumento de la radicación solar que hizo disminuir, también, la reserva de agua de estas zonas.

Conclusiones

Durante este mes de julio, se ha perdido casi el 6% del total de agua embalsada, que ahora mismo se sitúa un 8% por debajo del promedio de los últimos diez años.

Si el bloqueo anticiclónico persiste, junto a las altas temperaturas que se esperan, habrá que vigilar la situación de todo el país, pero en especial la de las cuencas del Guadiana, del Guadalete-Barbate y del Guadalquivir.